Saltar al contenido
Portada » Blog » Una Deuda Impagable (Mateo 18:26)

Una Deuda Impagable (Mateo 18:26)

Por Wayne Jackson, traducido con permiso por Marlon Retana.
El artículo original, en inglés, se encuentra en este enlace.


En una de sus parábolas, Jesús habló de cierto rey, quien, al examinar sus registros financieros, descubrió a un deudor que le debía la asombrosa suma de diez mil talentos (Mateo 18:24). Según varias fuentes, un talento equivalía a 6000 denarios, y comparados en la actualidad con un valor de $1000, entonces este siervo tenía una deuda aproximada de $10 000 000 (diez millones de dólares). Cuando el siervo fue llamado a rendir cuentas por esta deuda, él prometió: “Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.” ¿Fue realista su promesa? En el margen de tu Biblia, junto a Mateo 18:26, escribe: “Ver Mateo 20:2”. Allí, nos enteramos de que el salario diario de un trabajador en Palestina era de un denario, y según nuestro cálculo esto equivaldría a 17 centavos (ver 18:28).

Pues bien, ¿cuánto tiempo tomaría pagar una deuda de $10 000 000, a una tasa de ¢17 por día (suponiendo que uno tomará todos sus ingresos sin restar nada en concepto de alquiler, pagos del vehículo, etc.)? ¡Se necesitarían unos doscientos mil años para liquidar tal deuda! Agrega esta notación a tu margen.

En esta parábola, el rey representa a Dios y el siervo endeudado nos describe a cada uno de nosotros en estado de pecado. Nosotros nunca podríamos, por nuestro propio merito, cancelar la deuda de pecado a nuestro Creador. Felizmente, la parábola nos enseña que el rey perdonó a ese siervo (ver Efesios 2:8,9).

Esta porción de la parábola está diseñada para enfatizar nuestra total impotencia ante Dios. Sin embargo, no debemos llevar la parábola más allá de su diseño previsto y asumir que el perdón es incondicional. Esa suposición contradeciría muchos pasajes bíblicos claros (ver Marcos 16:16; Hechos 2:38; Hebreos 5:8,9). Mientras que nuestro amoroso Dios extiende gratuitamente el perdón, el pecador contrito debe aceptarlo obedientemente.

Este artículo ha sido visto | This article has been viewed:

62 vistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: