Portada » Blog » Independientes del Pecado

Independientes del Pecado

He vivido en Panamá casi que la mitad de mi vida en esta tierra. Todo quien me conoce sabe cuanto amo mi madre patria, Costa Rica, mas también sabe el gran aprecio que tengo por esta tierra que vio nacer tanto a mi amada esposa, como a nuestro hijo. Hoy junto con millones de panameños, celebro los 118 años de su separación de la hermana república de Colombia. Muchos años antes, Panamá se había independizado de España y unido a Colombia, y por ello tienen varios días festivos en este mes. No ahondare en esos detalles, pero una buena búsqueda en Internet puede aclarar tales cosas.

El panameño, en sus propios términos es, “echa’o pa’ lante” (echado para adelante, lo que significa que siempre va hacia adelante, no se rinde ni intimida fácilmente). ¿Adónde voy con todo esto?

El Cristiano, esa persona que en un momento de su vida consideró que las cosas en su vida no estaban bien, que escucho el evangelio, lo creyó, se arrepintió, confeso el nombre de Jesús y fue inmerso en las aguas del bautismo para el perdón de sus pecados, se independizó y separó del pecado, y debe “echar pa’ lante” ante los constantes ataques del enemigo. El inspirado Santiago escribió,

“Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones”

Santiago 4:7-8, RVR1960.

El pueblo panameño, en su momento, se independizó y separó tanto de la nación española como de la colombiana por motivos que los libros de historia pueden aclarar. El Cristiano se independiza y separa del pecado porque reconoce que este le lleva a la muerte eterna (Romanos 6:23). Algunos Cristianos, tristemente, vuelven al pecado y deciden quedarse en Él, y el apóstol Pablo sobre estos cita Proverbios 26:11, “El perro vuelve a su vómito” (ver 2 Pedro 2:21-22). No sé en tu caso, amado lector, pero este servidor ciertamente nunca ha gustado el sabor ni el olor del vómito y no es algo a lo que me gustaría volver. Es hermoso saber que el Cristiano cuenta con la oportunidad de regresar al camino correcto, tal como el discípulo amado escribió,

“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”

1 Juan 1:9.

Amados hermanos y amigos, la oportunidad de regresar y hacer lo correcto está disponible ahora, sin embargo, no podemos saber si lo estará dentro de 5 minutos, 1 hora, 1 día, 1 año, o más. El día de salvación es ahora (2 Corintios 6:2). Este momento es el momento de actuar. Hoy puedes independizarte y separarte del pecado, “echar pa’ lante” y vivir fielmente para el Señor, y cuando llegue ese gran día celebrarás junto a Él no solo por un día, sino por siempre. La decisión es tuya.

¡Dios te bendiga ricamente hoy y siempre!

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *