Saltar al contenido
Portada » Blog » Cómo Responder Al Maltrato

Cómo Responder Al Maltrato

Por Steve Higginbotham, traducido con permiso por Marlon Retana.
El artículo original, en inglés, se encuentra en este enlace.


Hace un par de años, un hermano en Cristo pensó de alguna manera que sería una buena idea alquilar un camión de mudanzas y colgar una valla publicitaria en el costado de ese camión. Esa valla publicitaria tenía mi foto, junto con otros tres predicadores, a quienes respeto mucho. Debajo de nuestras fotos había un enlace a un sitio web que pretendía exponer cómo todos éramos falsos maestros. Luego, este hermano estacionó este camión en una concurrida carretera justo fuera de donde se llevaban a cabo unas conferencias, para que miles de personas, dentro y fuera de la iglesia, pudieran verlo.

Han pasado dos años desde que se llevó a cabo este evento y finalmente decidí decir algo al respecto.

Mientras conducía hacia el lugar de las conferencias, uno de los organizadores me llamó y me informó de lo que había hecho este hermano y que estuviera preparado cuando llegara. Estoy agradecido por la llamada porque me dio tiempo para pensar. Sin esa llamada, mi reacción inmediata más que probablemente hubiera sido enojo, y me encontraría arrepintiéndome de algunas de las cosas que hubiese dicho. Pero la llamada me dio tiempo para pensar mientras conducía y cuando llegué al lugar, había decidido una respuesta. Antes de decirte cuál fue, déjame decirte qué me impulsó a responder como lo hice.

Cuando comencé a predicar a tiempo completo en 1984, escuché una historia sobre Batsell Barrett Baxter que nunca he olvidado. Debido al papel del hermano Baxter con “The Herald of Truth” (el Heraldo de la Verdad), experimentó muchas críticas. Un día, Ira North y Willard Collins iban a recoger a Baxter en el aeropuerto y almorzar con él. North y Collins tenían en su poder una revista en la que un predicador de Texas había criticado maliciosamente al hermano Baxter. Sin embargo, debido a sus viajes, Baxter aún no tenía conocimiento sobre el artículo. Entonces, cuando se acomodaron para almorzar, le preguntaron al hermano Baxter si quería saber qué pensaba de él este hermano de Texas y le entregó la publicación. Antes de que pudiera terminar de leer el artículo, les llevaron la comida a la mesa y el hermano Baxter dirigió la oración. Pero en su oración el hermano Baxter oró por el hombre que escribió el malintencionado artículo, junto con su esposa e hijos por su nombre. No se dijo nada más sobre el artículo después de la oración.

A lo largo de los años, nunca he podido olvidarme de esa historia. El ejemplo del hermano Baxter me ha ayudado en varias ocasiones a lo largo de los años, cuando mi reacción instintiva no habría sido tan piadosa. Entonces, mientras conducía hacia el lugar de las conferencias, una vez más, recordé al hermano Baxter y decidí seguir su ejemplo. Cuando llegué al lugar, en 30 minutos, me encontré literalmente con más de un centenar de personas que querían preguntarme si había visto la “valla publicitaria” al costado de la carretera. Que yo recuerde, mi respuesta estándar a cientos de personas esa semana fue: “Sí, la he visto. ¿No es triste? Por favor recuerda orar por el hermano y sus hijos que hicieron esto.”

Esta respuesta logró lo siguiente:

  1. Ayudó a controlar mi ira. Podría haber enfurecido de ira mientras discutía con cientos de personas sobre cómo me habían maltratado. En cambio, conquisté mi ira en esta ocasión. Es difícil ser vengativo con aquellos por quienes estás orando.
  2. Puso fin al “juicio de maldición” de otros antes de comenzar. Creo que mi respuesta tomó por sorpresa a algunas personas. Vinieron a mí, dispuestos a hablar mal de este hermano, pero en lugar de eso se fueron y se les pidió que oraran por él.
  3. Creó un contraste. Yo quería que mi comportamiento contrastara con el del hermano que hizo la valla publicitaria. No quería que nadie pensara que mi respuesta fue tan mala como las acciones de este hombre.
  4. Me hizo sentir agradecido. Agradecí al hermano Baxter, cuyo ejemplo me fortaleció para responder de una manera en la que, estoy bastante seguro, no habría hecho si no hubiera tenido su ejemplo.

La razón por la que escribo este artículo es para informarles de este evento en la vida del difunto Batsell Barrett Baxter. Su ejemplo me ha dado fuerza a lo largo de los años y creo que también te ayudará a ti. La próxima vez que te maltraten, recuerda la respuesta de Batsell Barrett Baxter.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: