Portada » Blog » Marcas de Verdadera Amistad

Marcas de Verdadera Amistad

Por Neal Pollard, traducido con permiso por Marlon Retana.
El artículo original, en inglés, se encuentra en este enlace.


Henry Adams escribió: “Un amigo en la vida es mucho. Dos son demasiado. Tres son imposibles.” Si bien no comparto su pesimismo o cinismo, sí creo que los amigos verdaderos y cercanos ciertamente no prevalecen. Hay demasiados factores en juego. Las amistades requieren tiempo, confianza y transparencia. Algunas cosas pueden ser barreras para desarrollar un compañerismo cercano, desde valores contrastantes hasta puntos de vista enfrentados.

La Biblia da una idea de los factores esenciales para construir amistades verdaderas y duraderas. Desde que Dios hizo al hombre, Él sabe lo que nos motiva y opera a nuestro nivel de optimismo. Aquí hay cuatro principios rápidos:

En todo tiempo ama el amigo (Proverbios 17:17)

Salomón no sugiere una lealtad ciega o un respaldo general. Las Escrituras no fomentan la comunión con las obras infructuosas de las tinieblas (Efesios 5:11), pero también señalan que todos luchamos con los problemas del pecado (Romanos 3:23). También somos propensos a los momentos débiles y pasamos por pruebas y reveses. Es una bendición saber que tenemos personas con las que podemos contar para estar allí, incluso cuando no estamos en nuestro mejor momento o no estamos disfrutando de nuestros momentos en la cima (Hebreos 12:12-13; Romanos 12:15).

Para el abatido, debe haber compasión de parte de su amigo (Job 6:14, LBLA)

Por cada persona con que intercambiamos saludos superficiales, incluso cuando llevamos nuestras preocupaciones ocultas, necesitamos verdaderos amigos a quienes acudir en busca de ayuda cuando enfrentamos necesidades profundas en nuestras horas de prueba. Es escaso el amigo que sabe, se compadece y está dispuesto a ayudar con una palabra o un acto amable. Puedes imaginarte cómo los amigos de Job aumentaron su desesperación al no ofrecer eso cuando más lo necesitaba. Tantas cosas traen desesperación: pérdida del empleo, crisis familiar, revés financiero, problemas de salud y otros cambios en la vida. Es entonces cuando los astutos actos de bondad tienen un impacto duradero y forjan verdaderas amistades.

Si cayeren, el uno levantará a su compañero (Eclesiastés 4:10)

Salomón no especifica si la caída es física, emocional o espiritual. No importa lo que nos haga caer, es la respuesta confiable de un amigo en lo que se enfoca. ¡Qué trágico no tener a alguien en nuestras vidas con una mano lista cuando nos hundimos! ¿Qué pasa si nos estamos alejando de Dios (Santiago 5:19-20)? ¿Qué pasa si estamos abrumados o perdiendo la fe (Mateo 14:30)? “Sostiene Jehová a todos los que caen” (Salmo 145:14), ¡y qué bendición cuando lo hace a través de un amigo fiel!

Fieles son las heridas del que ama (Proverbios 27:6)

Necesitamos personas en nuestras vidas que sean más que hombres y mujeres aduladores. Los verdaderos amigos se preocupan lo suficiente como para corregirnos si nos desviamos del rumbo. Necesitamos a aquellos que no se limiten a sellar nuestro discurso, validar cada una de nuestras acciones o ponerse de nuestro lado automáticamente. Nada de eso nos ayuda a refinar nuestro carácter o nos hace aptos para servir al Maestro. No es fácil decirle a alguien que nos agrada y que nos importa que se ha quedado equivocado de alguna manera, pero tener un amigo tan profundo y genuino es una verdadera bendición en la vida.

Estos pasajes me hacen preguntarme: “¿Qué clase de amigo soy para los demás?” ¿Soy más profundo que el colega fanático del deporte, que una persona con intereses comunes, o incluso que un co-miembro de la iglesia? ¿Puedo ser contado como quien estará allí tanto en los valles como en las cimas? ¿Pueden contar conmigo como compasivo durante los días de desesperanza? ¿Soy quien levanta a los demás? ¿Tengo el coraje de decir las cosas difíciles en los momentos difíciles? ¡Quiero ser ese tipo de amigo para mis amigos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *