Saltar al contenido
Portada » Blog » Lo Que Las Congregaciones Deben A Sus Adolescentes

Lo Que Las Congregaciones Deben A Sus Adolescentes

Por Hiram Kemp, traducido con permiso por Marlon Retana.
El artículo original, en inglés, se encuentra en este enlace.


Los años de la adolescencia son algunos de los años más desafiantes y formativos en la vida de una persona. A medida que se hacen amigos y se forman hábitos, es importante que se establezca una buena base en la adolescencia. Si bien muchos han escrito sobre el éxodo de los jóvenes Cristianos una vez que llegan a la universidad, hay cosas que pueden hacerse de antemano para garantizar una fidelidad continua una vez que llegan a la universidad. Las congregaciones deben exigir que los miembros estén activos y haciendo su parte, pero también hay algunas cosas que las congregaciones deben a sus adolescentes.

Clases Bíblicas y Sermones Buenos y Desafiantes

Es una pena que el sistema escolar a menudo desafíe a nuestros adolescentes más de lo que lo hará la iglesia. Toman clases de matemáticas, ciencias y lenguaje en profundidad mientras que son continuamente alimentados como con cucharita sobre el Arca de Noé y Daniel en la fosa de los leones en la clase bíblica. El salmista creía que una persona joven podía limpiar su camino prestando mucha atención a la Palabra de Dios (Salmo 119:9). No debemos pensar que nuestros hijos seguirán siendo fieles en los años posteriores a la adolescencia si los hemos equipado con una fe del tamaño de un bocado, para empezar. Es cierto que todos debemos crecer en gracia un poco más cada día, pero no debemos subestimar a nuestros jóvenes (2 Pedro 2:2). Que nunca sea el caso en que seleccionemos al azar cualquier persona para enseñar la clase de Biblia para adolescentes. Si necesitaras un salvavidas en una piscina, ¿dónde crees que debería estar el salvavidas más fuerte? ¿Debería estar donde las personas nadan bastante bien solas o donde las personas son principiantes y tienen más probabilidades de dificultades o de ahogarse? Los que enseñan estas clases deben estar preparados y no simplemente apresurarse porque se les hizo tarde y leer palabra por palabra de un estudio bíblico trimestralmente. Esto comunica a los adolescentes que la clase no es importante, que el estudio bíblico serio es una broma y que no vale la pena prepararse para su clase.

Las congregaciones deben evaluar seriamente quién enseña las clases bíblicas para adolescentes y asegurarse de que se enseñe una sana doctrina que construya su fe (Tito 2:1; Hebreos 5:12-14). Del mismo modo, los sermones deben ser bíblicos y estimulantes (2 Timoteo 4:2; 1 Pedro 4:11). Los adolescentes deben esperar escuchar la predicación de la Biblia, pero también ser desafiados en su pensamiento mientras aprenden las Escrituras. El objetivo no es la elocuencia, pero los adolescentes deben crecer sabiendo que el Cristianismo no es una religión sin sentido, sino una que requiere de luchar con los pensamientos más grandes que la mente humana puede contemplar: Dios, la fe, la esperanza, el amor, la verdad.

Una Oportunidad De Servir

El viejo dicho, “Si quieres que algo salga bien hazlo tú mismo” es un lema de liderazgo terrible. Cuando hacemos todo el trabajo y no equipamos a los adolescentes para servir, estamos paralizando a la iglesia para los años venideros (cf. Hechos 6:1-4). Quizás los jóvenes Cristianos no lo harán perfectamente la primera vez. Los errores que cometen los Cristianos jóvenes o inexpertos pueden ser frustrantes, pero dejarlos de lado en el trabajo de la iglesia es un gran error. Pablo le dijo a Timoteo (quien no era un adolescente, aunque era joven) que no debía dejar que nadie lo menospreciara por su juventud (1 Timoteo 4:12). Los adolescentes pueden ser un ejemplo de muchas maneras, pero solo si les damos la oportunidad de servir y trabajar (1 Corintios 12:12-24).

Cuando los adolescentes se sienten parte de la congregación y se les da la oportunidad de participar en la obra del Señor, esto hace que la iglesia sea especial para ellos. El adolescente activo verá la iglesia más como algo de lo que él o ella es parte personal y no simplemente como algo que sus padres o abuelos los obligan a hacer. Se debe alentar a los adolescentes a participar en el evangelismo entre sus compañeros (2 Timoteo 2:2). Los adolescentes pueden ser activos en la restauración de algunos de sus compañeros que se han alejado mientras expresan su sincera preocupación por sus almas (Santiago 5:19-20). Los adolescentes pueden participar en el servicio durante la adoración o incluso en dirigir devocionales. No se debe hacer que los adolescentes se sientan como el “segundo equipo” espiritual, o algún día podrán crecer y ver su fe como opcional o sin importancia.

Un Oído Que Escucha

Los adolescentes tienen muchas preguntas y, a veces, somos tan rápidos para dar respuestas que no escuchamos tan bien como deberíamos (Proverbios 18:13). En la clase bíblica debemos escuchar los tipos de comentarios que se hacen y las preguntas que se hacen. Cuando escuchemos atentamente, veremos las cosas con las que nuestros adolescentes están luchando y podremos responder debidamente. Hay demasiadas caricaturas que se forman sobre los adolescentes de hoy y, aunque pueden ser lindas y divertidas, no son útiles. Siempre daremos las respuestas incorrectas si no escuchamos las preguntas que se hacen.

Escuche las cosas que conciernen a nuestros adolescentes. Muchos adolescentes de hoy buscan participar en varios movimientos de justicia social. Debemos mostrarles que el Cristianismo es la mayor causa en el mundo y, al ser Cristianos fieles y amar activamente a nuestro prójimo, podemos hacer el bien más eterno (Mateo 7:12). Debemos abrir nuestros oídos a nuestros adolescentes y escuchar y luego dar respuestas bien razonadas.

Fundación Solida

Hay ciertas áreas que cada congregación debería cubrir varias veces con sus adolescentes. Nuestros adolescentes deben saber lo básico sobre por qué creemos que Dios existe, por qué creemos que la Biblia es la Palabra de Dios y por qué estamos convencidos de que Jesús es el Hijo de Dios (1 Pedro 3:15). Además, deben saber la diferencia entre el plan de salvación del Nuevo Testamento y los planes falsos ofrecidos por el hombre (Hechos 22:16). La iglesia del Nuevo Testamento debe explicarse y enseñarse claramente para que sepan la diferencia entre la iglesia que Jesús construyó y el denominacionalismo (Mateo 16:18-19). Se deben enfatizar los problemas morales y la pureza para que la mundanalidad se detecte fácilmente tal como la ven expresada en películas, música y otras formas de recreación. No deben tener nuestro permiso para enamorarse del mundo (1 Juan 2:15-17). Se debe establecer una base sólida con respecto a la gracia de Dios y la seguridad de aquellos que caminan en la luz para que no se sientan aplastados por la carga del perfeccionismo o el legalismo.

Mientras enseñamos todas estas cosas, no debemos olvidar enseñar el por qué. Hacemos estas cosas porque amamos a Jesús y queremos glorificarlo (Gálatas 2:20). Las reglas y prohibiciones separadas del mensaje del evangelio agotarán a quienes tratan y cumplen. Sin embargo, cuando se les dice a los adolescentes que hacemos las cosas que hacemos por amor a nuestro Rey que murió por nosotros, verán el Cristianismo no simplemente como una lista de lo que se debe y no se debe hacer sino como un sistema de gracia y fe. Dios nos extiende su gracia y en la fe vivimos para él.

Un Mensaje Para Los Padres

Los padres tienen la responsabilidad principal de criar a sus hijos de la manera adecuada (Deuteronomio 6:6-9; Efesios 6:4). Si bien las congregaciones deberían ayudar y no obstaculizar estos esfuerzos, al final es responsabilidad de los padres. Muchos han pedido a los ministros y diáconos juveniles que hagan en unas pocas horas a la semana lo que lleva toda una vida hacer: cultivar la espiritualidad en sus hijos. Padres, tomemos en serio el estado espiritual de nuestros adolescentes. Tengamos conversaciones significativas con ellos sobre asuntos eternos. Enseñémosle la Palabra en entornos formales e informales y llenemos sus corazones con la verdad de Dios. Dios ha asignado a los padres el papel de enseñar a sus hijos y cualquier otra cosa que haga la congregación es “el toque final”.

Las congregaciones no deben pasar por alto a los adolescentes. Los adolescentes pueden desempeñar un papel vital en la congregación local. Deben estar equipados, desafiados e involucrados en el trabajo del reino. El mundo trata de influir en nuestros hijos lo antes posible para el mal, y debemos influir en ellos lo antes posible para el bien. Las congregaciones les deben lo mejor a los adolescentes porque eso es lo que Dios quiere que les demos.

Este artículo ha sido visto | This article has been viewed:

1 vista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: