Saltar al contenido
Portada » Blog » Una pregunta muy común…

Una pregunta muy común…

Hay una pregunta muy común que la gente me hace sobre mi trabajo: «¿Qué es la Escuela Bíblica en Línea y qué hago allí?». Permíteme intentar dar una respuesta «breve»…

Tengo la bendición de servir como Director de la Escuela Bíblica en Línea. Se trata de una obra de la iglesia de Cristo que sirve en colaboración con World Video Bible School (WVBS). Estamos llevando todo el contenido producido por WVBS al mundo de habla hispana, y eso implica cursos bíblicos, así como vídeos temáticos y evangelísticos. Es mucho trabajo.

Traduzco y adapto su contenido al español, preparo mis presentaciones y guiones, y me preparo para estar delante de la cámara para grabar las lecciones. Estoy muy agradecido por no tener que montar el escenario y las cámaras, ya que los hermanos en WVBS lo hacen por mí. Una vez grabadas las lecciones, procedo a editarlas y a añadir todos los gráficos y secuencias a los vídeos. Luego, los renderizo, los reviso y los subo a nuestro canal de YouTube y los coloco en nuestros sitios web. Luego, los promociono a través de las redes sociales y los boletines informativos.

Dado que las lecciones están disponibles 24 horas al día, 7 días a la semana, recibimos muchos correos electrónicos de personas con auténticas preguntas sobre el material tratado, y yo las respondo todas con mucho gusto. Mientras seguimos trabajando en los cursos bíblicos, los ponemos a disposición de todos los que quieran estudiar lo que dice la Biblia, sin embargo, aún no se ha activado el proceso de inscripción. Una vez que activemos la inscripción, tendremos que calificar los exámenes y trabajos, para lo cual no dispongo de tiempo, por el momento, mientras seguimos desarrollando la Escuela.

La parte más difícil de mi trabajo está en el área de Relaciones Públicas, ya que lucho con la idea de «venderme a mí mismo y lo que hago», pero, cuando surgen oportunidades, vamos y visitamos congregaciones y hacemos una presentación sobre esta obra del Señor. He dicho «nosotros» porque hay una colaboradora silenciosa y no remunerada, y es Jacky, mi bella esposa, que es mi chófer, correctora de pruebas, especialista en teleprónter, psicóloga, animadora, crítica y, la más difícil de todas, hacerme ver bien frente a la cámara. En mi tiempo «libre», también colaboro con obras de la hermandad como Apologetics Press, House to House, Christian Courier, International Gospel Hour, y muchas más. Mi objetivo es servir a Dios lo mejor que pueda (Colosenses 3:17) y hacer llegar todos los recursos que podamos a nuestras comunidades y congregaciones hispanas para sus esfuerzos evangelísticos y su edificación espiritual (Mateo 28:18-20).

Si estás leyendo esto, es porque te amo y quiero que conozcas un poco más las razones por las que las ojeras y las bolsas bajo mis ojos siguen creciendo. Estoy muy agradecido a Dios por la oportunidad de hacer este trabajo, y siempre recuerdo las palabras que mi querido hermano, Rudy Cain, me dijo antes de que empezáramos este viaje: «hay más de 8.000 millones de personas en este mundo, y el Señor te ha bendecido con la oportunidad y la capacidad de hacer esto».

Lo que es una realidad es que no puedo hacerlo solo. Llegará un momento en que tendremos que empezar a contratar a más hermanos para que nos ayuden con el trabajo, pero nuestras finanzas aún no nos lo permiten. ¿Qué puedes hacer para ayudarnos? En primer lugar, ora a Dios para que se abran las puertas y esta obra siga adelante, y para que nuestros esfuerzos sigan llegando a las almas perdidas que buscan la verdad. En segundo lugar, informa a la gente de la obra que hacemos y de los recursos disponibles. Hay muchas almas en nuestras ciudades que hablan español, y podrían estar interesadas en obtener respuesta a algunas de sus preguntas espirituales. En tercer lugar, algunos de quienes leen esto ya nos ayudan económicamente y por ello estamos muy agradecidos a Dios y a ustedes. Si quieres ayudarnos de esa manera, por favor, habla con los ancianos de tu congregación, o ponte en contacto conmigo, y estaremos encantados de decirte cómo hacerlo posible.

Que Dios te bendiga ricamente y a tu familia. Qué maravilloso es formar parte de la Iglesia del Señor y servirle en todo lo que podamos. ¡A Él sea toda la gloria!

Este artículo ha sido visto | This article has been viewed:

22 vistas
Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *