Saltar al contenido
Portada » Blog » ¿Apoyó Pablo la esclavitud?

¿Apoyó Pablo la esclavitud?

Por Eric Lyons, M. Min., traducido con permiso por Marlon Retana.
El artículo original, en inglés, se encuentra en este enlace


Miles de años antes del establecimiento de la Iglesia del Señor, y mucho antes de que Pablo abordara la conducta de los esclavos cristianos en el siglo I, varias formas de esclavitud eran comunes. De hecho, prácticamente todas las civilizaciones antiguas utilizaban esclavos.[1] La esclavitud prevalecía lo suficiente en Babilonia en el siglo XVIII a. C. para ser mencionada numerosas veces en el Código de Hammurabi.[2] Los egipcios esclavizaron a cientos de miles de israelitas en el siglo XVI a. C. (Éxodo 1; cf. Números 1:46). Los historiadores estiman que, cuando Pablo escribió sus epístolas del Nuevo Testamento en el siglo I d. C., entre cinco y ocho millones de esclavos residían dentro del Imperio Romano[3], incluido entre el 15 y el 25% de la población total de Italia.[4]

“Esclavitud”: un término amplio en el siglo I

El término “esclavo” se traduce de la palabra griega doulos. Algunas traducciones usan el término “sirviente” (o “siervo”), pero doulos se traduce mejor como “esclavo” (especialmente porque “en el uso normal en la actualidad las dos palabras [“esclavo” y “siervo” – EL] se distinguen cuidadosamente.[5]

Entonces, ¿qué se entiende por “esclavo” o “esclavitud”? Los estadounidenses a menudo imaginan la esclavitud antigua como el tipo de esclavitud opresiva que era popular entre muchos propietarios de esclavos en América del Norte en los siglos XVIII y XIX, cuando millones de africanos fueron robados de sus países de origen y enviados a través del Atlántico. Ciertamente, algunas esclavitudes del siglo I eran similares, pero a menudo eran bastante diferentes. Por ejemplo, la esclavitud en los tiempos del Nuevo Testamento no se basaba en la raza. Muchos soldados extranjeros y sus familias se convirtieron en esclavos después de ser capturados en tiempos de guerra.[6] Es más, “algunos se convirtieron en esclavos porque no podían devolver el dinero que habían pedido prestado. El gobierno también esclavizaría a las personas si no podían pagar sus impuestos. También hubo muchos casos de gente pobre que vendió a sus hijos como esclavos a vecinos más ricos”.[7]

Consideremos el hecho de que los antiguos probablemente interpretarían ciertas prácticas estadounidenses modernas como formas de “esclavitud”. Por ejemplo, cientos de miles de estadounidenses que trabajan, trabajan casi un tercio de cada año para el gobierno, es decir, los estadounidenses son obligados por el gobierno, bajo amenaza de multas y prisión, a pagar más de 100 días de salario a los gobiernos locales, estatales y federales cada año en forma de impuestos. Muchos estadounidenses entregan cada año más dinero al gobierno del que gastan en alimentos, ropa y vivienda combinados.[8] Según el sitio web irs.gov, los ciudadanos estadounidenses que no paguen los impuestos exigidos por el gobierno pueden ser procesados y encarcelados por hasta cinco años. ¿Y qué pasa con el alistamiento militar, es decir, aquellos a quienes se les ordena por ley servir en las fuerzas armadas? Hasta el día de hoy, todos los hombres de entre 18 y 25 años en los EE. UU. deben registrarse en el Sistema de Servicio Selectivo en caso de “una crisis que requiera un reclutamiento”[9] — un reclutamiento en el que miles o millones de hombres se verían obligados ir a la guerra y posiblemente morir por su país, lo quisieran o no.

Por favor, comprendan que no estoy sugiriendo que debamos defraudar al gobierno o que debamos negarnos a someternos a su autoridad si se restablece el reclutamiento. Simplemente estoy sugiriendo que la “esclavitud” se definió de manera amplia en el siglo I. Cuando la gente hace preguntas como “¿Apoyó Pablo la esclavitud?” debemos entender que hubo varios tipos de esclavitud en el siglo I, incluidas algunas formas que se asemejan a ciertas prácticas actuales que pueden ser generalmente aceptadas y moralmente justificadas.

Definiendo “Apoyar”

¿”Apoyó” Pablo la esclavitud? Entre las definiciones de la palabra “apoyar” encontramos “Favorecer, patrocinar, ayudar. Confirmar, probar, sostener alguna opinión o doctrina”.[10] Apoyar es, entonces, abogar o defender una idea, una cosa o una persona. ¿”Apoyó” Pablo la esclavitud? ¿La defendió o la promocionó públicamente como uno defiende un producto o candidato político en particular? No, al menos no el tipo de esclavitud en la que piensa la mayoría de la gente cuando escucha el término.

En verdad, Pablo condenó específicamente a los “secuestradores” como individuos sin ley e insubordinados que practican lo que “se oponga a la sana doctrina” (1 Timoteo 1:10). Danker, et al. definen a estos secuestradores como “traficantes de esclavos”.[11] Lejos de respaldar tal actividad, Pablo agrupa a estos ladrones de hombres y traficantes de esclavos con asesinos, mentirosos y otros pecadores impíos (1 Timoteo 1:9-10).

Sin embargo, cinco capítulos después Pablo escribió: “Todos los que están bajo el yugo de esclavitud [doulos], tengan a sus amos por dignos de todo honor, para que no sea blasfemado el nombre de Dios y la doctrina. Y los que tienen amos creyentes, no los tengan en menos por ser hermanos, sino sírvanles mejor, por cuanto son creyentes y amados los que se benefician de su buen servicio. Esto enseña y exhorta” (1 Timoteo 6:1-2). ¿Qué le ordenó Pablo a Timoteo que enseñara a los distintos esclavos cristianos en el siglo I? Respetar, honrar e incluso servir a sus amos (es decir, dar un buen ejemplo del cristianismo ante ellos).

Pablo respaldó la sumisión piadosa, no las formas pecaminosas de esclavitud

La instrucción de Pablo a los esclavos de honrar a sus amos es perfectamente consistente con el resto de la Palabra de Dios con respecto a que todos los cristianos se sometan a aquellos en posiciones de autoridad. A los cristianos que vivían en el corazón del Imperio Romano, Pablo enseñó: “Sométase toda persona a las autoridades superiores … Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra” (Romanos 13:1,7; cf. Mateo 22:21).[12] De manera similar, Pedro escribió: “Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior… Porque esta es la voluntad de Dios … Honrad a todos. Amad a los hermanos. Temed a Dios. Honrad al rey” (1 Pedro 2:13-17). ¿Fue corrupto el Imperio Romano en muchos sentidos? Ciertamente. ¿Fue la sumisión de un cristiano a Roma un respaldo general al Imperio? Para nada. Pero los cristianos debían (y deben) ser obedientes con humildad.

Dios espera que todos los cristianos tengan un espíritu de sumisión. Los hijos deben someterse a sus padres (Efesios 6:1-3). Los jóvenes deben ser sumisos a los mayores (1 Pedro 5:5). Las esposas deben sujetarse a sus maridos (1 Pedro 3:1-2). Los miembros de las iglesias locales deben someterse a los ancianos supervisores que los gobiernan (Hebreos 13:17; Hechos 20:28). Los pastores locales deben someterse plenamente al Pastor Principal (1 Pedro 5:1-4). En resumen, todos los cristianos, incluidos aquellos en posiciones de liderazgo, deben ser “sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes” (1 Pedro 5:5). Y sí, Dios espera que su pueblo se someta “a toda institución humana … con todo respeto”, ya sea a reyes o amos de esclavos (1 Pedro 2:13,18).

Sumisión para un propósito superior

Dios no creó la práctica de la esclavitud. Además, las instrucciones inspiradas de Pablo sobre la sumisión del esclavo a su amo no fueron dadas porque Dios favorece al amo sobre su esclavo (Gálatas 3:28), o porque simplemente quiere que algunas personas tengan vidas más difíciles que otras. El propósito específico que Pablo dio para que los esclavos cristianos se sometieran a sus amos paganos fue “para que no sea blasfemado el nombre de Dios y la doctrina” (1 Timoteo 6:1).

Imagínese si los esclavos del siglo I, unos tras otros, al hacerse cristianos, se volvieran menos sumisos a sus amos a medida que aprendieran más acerca de la igualdad de toda la humanidad (Génesis 1:26-27). Considere cómo la reputación del cristianismo se habría visto muy empañada a los ojos del mundo incrédulo si Pablo hubiera enseñado explícitamente que todos los esclavos deberían ser liberados. Como señaló William Barclay: “Para la Iglesia, haber alentado a los esclavos a amotinarse, rebelarse y levantarse contra sus amos habría sido fatal. Simplemente habría causado una guerra civil, asesinatos en masa y el completo descrédito de la Iglesia”.[13]

Dios, en su infinita sabiduría, ordena a todos los hombres que hagan lo mejor que puedan para sacar el máximo provecho de la causa de Cristo en cualquier situación en la que se encuentren.

“¿Fuiste llamado siendo esclavo? No te dé cuidado; pero también, si puedes hacerte libre, procúralo más. Porque el que en el Señor fue llamado siendo esclavo, liberto es del Señor; asimismo el que fue llamado siendo libre, esclavo es de Cristo. Por precio fuisteis comprados; no os hagáis esclavos de los hombres”

1 Corintios 7:21-23.

Ya sea que una persona se convierta en cristiana mientras está en esclavitud o en un matrimonio terrible, Dios quiere que Su pueblo cambie de adentro hacia afuera y tenga un impacto espiritual positivo en los demás. Ser obediente a los padres, maridos, funcionarios gubernamentales y, sí, incluso a los propietarios de esclavos.

“Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos

Mateo 5:16.

En lugar de darle a la gente razones para maldecir a Cristo y su doctrina, seamos obedientes a todos aquellos en posiciones de autoridad “por causa del Señor” (1 Pedro 2:13). Seamos honorables en todo momento para que podamos “callar la ignorancia de los hombres insensatos” y “glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras” (1 Pedro 2:15,12; cf. 3:1-2). En resumen, “Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo” (1 Pedro 5:6).

Llevando las enseñanzas de Pablo a su conclusión lógica

Con el tiempo, con la expansión del cristianismo (cf. Hechos 19:10, 26; 21:20) y con un número cada vez mayor de amos de esclavos convirtiéndose al cristianismo, las vidas físicas de muchos esclavos habrían mejorado dramáticamente. Como dueños de esclavos con corazones honestos y buenos aprendieron (1) a amar al Señor con todo su corazón, alma, mente y fuerzas, y (2) a amar a sus prójimos (incluidos sus esclavos) como a sí mismos (Mateo 22:36-40), “dejando las amenazas” (Efesios 6:9). Mientras los dueños de esclavos cristianos contemplaban tratar a los demás como ellos querían ser tratados (Mateo 7:12), darían a sus esclavos “lo que es justo y recto”, sabiendo que ellos también tienen un Amo en el cielo (Colosenses 4:1). Como dueños de esclavos sometidos a Cristo, serían transformados por el Evangelio, aprendiendo a ser “amorosos” con todos (Romanos 12:2, 10). incluidos todos aquellos que les sirvieron. En resumen, lejos de apoyar la esclavitud pecaminosa, las enseñanzas de Pablo, llevadas a su conclusión lógica, eventualmente llevarían a los amos y funcionarios gubernamentales que buscan la verdad a ayudar a poner fin a cualquier tipo de cautiverio cruel y pecaminoso.[14]

Notas finales


[1] “History of Slavery” (sin fecha), History World, www.historyworld.net/wrldhis/PlainTextHistories.asp?historyid=ac41.

[2] “Code of Hammurabi, King of Babylon” (sin fecha), https://archive.org/stream/cu31924060109703/cu31924060109703_djvu.txt.

[3] Walter Scheidel (2007), “The Roman Slave Supply”, p. 6, https://www.princeton.edu/~pswpc/pdfs/scheidel/050704.pdf.

[4] Scheidel, pp. 3-6.

[5] Frederick William Danker, William Arndt y FW Gingrich (2000), Greek-English Lexicon of the New Testament (Chicago: Universidad de Chicago), p. 260.

[6] John Simkin (2014), “Slavery in the Roman Empire”, Spartacus Educational, http://spartacus-educational.com/ROMslaves.htm.

[7] Simkin.

[8] Scott Greenberg (sin fecha), Tax Foundation, https://taxfoundation.org/tax-freedom-day-2016-april-24/.

[9] “Who Must Register” (2008), Selective Service System, https://web.archive.org/web/20090507213840/http://www.sss.gov/FSwho.htm.

[10] Apoyar, https://dle.rae.es/apoyar

[11] Danker, et al., p. 76.

[12] Todo el texto en negrita de las citas bíblicas se ha agregado para darle énfasis.

[13] William Barclay (1956), The Letters to Timothy, Titus, and Philemon (Filadelfia: Westminster), p. 141.

[14] Para una respuesta más extensa a preguntas sobre la esclavitud, y especialmente la esclavitud en el Antiguo Testamento, ver Kyle Butt (2005), “Defending the Bible’s Position on Slavery”, Reason & Revelation , 25[6]:41-47, junio, https://www.apologeticspress.org/pub_rar/25_6/0506.pdf [solamente disponible en inglés].

Este artículo ha sido visto | This article has been viewed:

59 vistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *