Saltar al contenido
Portada » Blog » El “Dispensacionalismo” de S. D. Gordon

El “Dispensacionalismo” de S. D. Gordon

Por Wayne Jackson, traducido con permiso por Marlon Retana.
El artículo original, en inglés, se encuentra en este enlace.


Samuel Dickey (S. D.) Gordon (1859-1936) fue un escritor y orador popular a finales del siglo XIX y principios del XX. Nacido en Filadelfia, a la edad de veinticinco años, Gordon se afilió a la Asociación Cristiana de Jóvenes (YMCA, siglas en inglés), con la que se desempeñó en varios niveles secretariales durante más de diez años. Durante este período, desarrolló cierta habilidad para hablar en público y se convirtió en un conferencista popular sobre temas bíblicos devocionales.

Entre 1896 y 1900 viajó a Europa y Oriente como misionero. Gordon fue autor de unos veinticinco libros, la mayoría de los cuales eran libros devocionales bajo el tema general, Quiet Talks (“Conversaciones Tranquilas”, por ejemplo, Quiet Talks on Prayer [… en Oración], Quiet Talks on Service [… en Servicio], etc. La serie Quiet Talks ha sido recopilada y reimpresa muchas veces, habiéndose vendido unos dos millones de copias.

En 1906, Gordon produjo un volumen llamado Quiet Talks About Jesus [… sobre Jesús], que, entre otras cosas, exponía su punto de vista del premilenialismo dispensacional. El Dispensacionalismo es la idea de que toda la historia de la creación humana se puede dividir en siete períodos distintos que corresponden a los siete días de la primera semana de la Tierra. El séptimo día de la semana inicial presagia supuestamente el reinado “milenial” de Cristo sobre la tierra, comenzando en el momento de su regreso. El término “premilenio” insinúa que la venida final de Jesús “precederá” a ese reinado terrenal de mil años.

Uno de los principales “campeones” del dispensacionalismo premilenial fue C. I. Scofield (1843-1921), cuya principal defensa del dogma se estableció en la popular Biblia Anotada de Scofield publicada por Oxford University Press en 1909. Scofield definió una dispensación como “un período de tiempo durante el cual el hombre es probado con respecto a la obediencia a alguna revelación específica de la voluntad de Dios “. Postuló que siete dispensaciones “se distinguen en las Escrituras”. Estas supuestamente son: Inocencia, Conciencia, Gobierno Civil, Promesa, Ley, Gracia, y Reino (Scofield, p. 5).

Una de las cosas inusuales sobre el trabajo de Gordon fue que llevó algunas de las premisas del Dispensacionalismo a sus conclusiones más lógicas, lo que muchos dispensacionalistas se han resistido a hacer en vista de la naturaleza radical de estas ideas. El profesor Ernest Kevan del London Bible College ha descrito un aspecto del dispensacionalismo.

Uno de los principales puntos de inflexión en la enseñanza dispensacionalista es el punto de vista que se adopta con respecto al “reino”. Se sostiene que el Antiguo Testamento predijo el restablecimiento del reino de David y que Cristo mismo tenía la intención de lograrlo. Sin embargo, se alega que debido a que los judíos rechazaron su persona y su trabajo, pospuso el establecimiento de su reino hasta el momento de su regreso. Mientras tanto, se argumenta, el Señor reunió a “la iglesia” como una especie de medida provisional (Kevan, p. 352).

Esta teoría contiene una serie de implicaciones impactantes.

(1) Este punto de vista dispensacional implica que los profetas del Antiguo Testamento, quienes predijeron que Jesús “restablecería el reino de David” durante su ministerio terrenal eran, de hecho, falsos profetas. El mensaje que los profetas predijeron (con precisión cronológica) nunca se desarrolló, ¡de acuerdo con el calendario profético dispensacional! La teoría sostiene que Cristo no recibió el “reino” cuando ascendió de regreso al Padre, como lo profetizó Daniel y el Señor mismo declaró (véase Daniel 7:13-14; Lucas 19:12ss).

(2) La teoría dispensacional refleja el plan y el poder de Cristo como Hijo de Dios. En un capítulo titulado “Algunos resultados sorprendentes de la ruptura trágica”, Gordon sostiene que el Evangelio de Mateo “explica el aplazamiento del reino por un tiempo específico” con “la Iglesia llenando una especie de interregno en el Reino. El Reino vendrá más tarde, cuando se complete la misión de la Iglesia”. El caballero sostuvo que si bien Jesús cumplió las profecías con respecto al “Mesías en cada detalle personalmente”, no cumplió con “las características nacionales” con respecto al Reino, y esto fue “debido a la falta de voluntad de la nación. Ese es el Evangelio según Mateo “(Gordon, p. 98; énfasis en el original). No, no es el “Evangelio según Mateo”. Es la perversión dispensacional del evangelio de Cristo.

¡Según el dispensacionalismo, la rebelión judía “superó” el plan sagrado y forzó una medida de emergencia! El plan divino fracasó en su propósito porque no anticipó el rechazo judío; falló en el poder en el sentido de que se tuvo que implementar una nueva instalación (“Plan B”, la Iglesia) para rectificar el fracaso del “Plan A”, el establecimiento del Reino. Este concepto contradice las numerosas profecías del Antiguo Testamento que predijeron claramente el rechazo judío del Mesías siglos antes de que se realizara la rebelión (Salmo 2:1ss; 118:22ss; véase Mateo 21:42; Isaías 53:1ss; Lucas 22:37).

(3) La ideología dispensacional sugiere que la iglesia no era parte del plan original de redención humana. Tal noción es dolorosamente antagónica a la declaración del apóstol Pablo. El escritor inspirado declaró que la “iglesia” era un rasgo de “la multiforme sabiduría de Dios … conforme al propósito [plan] eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor” (Efesios 3:10-11; véase también Daniel 2:44; Isaías 2:2-4; considere especialmente Isaías 11:9-10, y la aplicación de Pablo de este texto a la iglesia según Romanos 15:12).

Una Afirmación Impactante

Sin embargo, la afirmación más impactante de Gordon tiene que ver con la muerte de Cristo. En el capítulo dos de Quiet Talks About Jesus, titulado “El Plan para la Venida de Jesús”, encontré esta asombrosa declaración sobre el testimonio de los profetas del Antiguo Testamento:

Como una corriente menor que corre a través de una gran pieza musical, son las pocas indicaciones de lo que Dios sabía de antemano, aunque no lo planeó de antemano, que le sucedería a Jesús. Siempre se debe trazar una línea clara entre lo que Dios planea y lo que Él sabe qué sucederá (Gordon, p. 58; énfasis añadido).

“¿Podría haber entendido mal esta afirmación?”, me pregunté. Parece bastante simple, pero absolutamente increíble. Por tanto, sigo leyendo. Y aquí está de nuevo, más claro incluso que antes.

¿Por qué murió Jesús? … Se puede decir de inmediato que su muerte no fue el plan de Dios. Era un plan concebido en otro lugar y cedido por Dios (Gordon, p. 85; énfasis añadido).

Gordon continúa explicando que el plan original de Dios para la salvación humana estaba en las ofrendas sacrificiales de animales del Antiguo Testamento. Como lo expresó: “Ese plan fue dado en el antiguo código hebreo”.

Son numerosas las cuestiones que surgen a la vista de esta teoría.

En primer lugar, ¿por qué Dios implementó inicialmente un plan de salvación que, por su misma naturaleza, nunca podría haber sido eficaz? Un escritor inspirado afirmó que “la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados” (Hebreos 10:4); tales sacrificios nunca podrían “hacer perfectos” a los que intentaron acercarse a Dios (v. 1).

En segundo lugar, si la muerte de Cristo “no fue el plan de Dios”, ¿de quién fue? Seguramente no el de Satanás, porque el plan que involucra la muerte de Jesús fue/es el modo apropiado y eficiente para la redención humana (Romanos 3:21-26). Satanás nunca habría obrado voluntariamente a favor de la salvación de la humanidad. Él es nuestro “enemigo” (Mateo 13:28), no un amigo.

En tercer lugar, si el plan que involucraba la muerte de Jesús no fue originalmente de diseño divino, sino sólo “cedido por Dios”, ¿no subordina eso al Todopoderoso a algún otro poder? Para emplear la metáfora común y burda, pero aparentemente aplicable en este caso, “el perro que pasea al amo”.

En cuarto lugar, si a uno se le permite separar el “conocimiento anticipado” de Dios de su “plan” redentor que involucra la muerte de Jesús (como se argumentó en la cita anterior), ¿cómo se explica Hechos 2:23? En este texto, Pedro declara que Cristo fue “entregado” (es decir, a la muerte) por “el determinado consejo” (un consejo del cual salió una determinación) y “anticipado conocimiento de Dios”. No hay forma de que esta afirmación inspirada pueda armonizarse con la teoría bajo revisión.

Apenas es necesario señalar que esta enseñanza distorsionada es el ejemplo más apropiado de lo que sucede cuando uno se embarca en un camino de error teológico y, como suele ser el caso, se ve atrapado progresivamente en niveles más profundos de confusión. Intentar “parchear” el sistema será un esfuerzo inútil. Descartar todo el esquema y comenzar en la zona “cero” es la única solución razonable.

Nuestros amigos religiosos, que se han adentrado en el confuso laberinto del premilenialismo dispensacional, se felicitarían maravillosamente al abandonar esta ideología y comenzar de nuevo con una nueva perspectiva del plan celestial para la salvación humana.

Obras Citadas

Scofield, C. I. 1909. The Scofield Reference Bible. New York, NY: Oxford University Press.

Gordon, S. D. 2003. Quiet Talks About Jesus. Shippensburg, PA: Destiny Image.

Kevan, Ernest F. 1999. Millennialism. Wycliffe Dictionary of Theology. Peabody, MA: Hendrikson.

Este artículo ha sido visto | This article has been viewed:

99 vistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: